Todo proyecto cinematográfico o de televisión necesita una pieza clave: la Biblia Creativa. Aunque puede hacerse antes o después de tener listo el primer borrador de tu guión literario, la Biblia Creativa contiene todo el desarrollo de la trama, personajes y una breve descripción de las próximas temporadas o secuelas.

Este documento mantiene al guionista ordenado, ya que este marca qué es lo que sigue, desde próximos episodios hasta el desarrollo de los personajes. Te mantiene en una línea constante y te ahorra las frustraciones de una “nueva idea” que complique la estructura que da sentido a tu historia.

Para crear la Biblia Creativa, necesitas los siguientes componentes.

Logline.

Una variación del “pitch de elevador”, la “logline” es un párrafo de máximo 2 líneas que describe toda tu serie de televisión o película. Es el primer paso para comenzar un proyecto cinematográfico, ya que te ayuda a tener una idea clara de lo que trata tu trama. Una buena logline contiene la historia, protagonista, su deseo, villano y obstáculos. Procura perfeccionar tu logline, ya que es lo que decidirá si tu proyecto será comprado o no. Un ejemplo sería la “logline” de Star Wars:

“Un joven granjero con misteriosos poderes se embarca en una aventura con un guerrero retirado, una princesa y un piloto mercenario para detener al malvado Imperio Galactico”.

Sinopsis.

Tu Biblia Creativa debe tener una sinopsis de tu película o del piloto de tu serie de televisión, la cual te sirva de guía a la hora de que empieces a escribir el guión literario. El objetivo es seguirla al pie de la letra para no desvirtuar la trama. Existen diferentes formas de estructurar tu sinopsis, como la de 3 actos o “la jornada del héroe”. Utiliza la que se acomode mejor a tu forma de redactar y escribir.

El futuro.

Si bien no se acostumbra mucho hacer este paso en películas, muchas cadenas de televisión piden a guionistas que tengan planeadas al menos 5 temporadas de sus series, ya que buscan un proyecto estable y que dure por muchos años. No es necesario saber con exactitud lo que pasa, pero procura tener una idea de a donde quisieras que se dirigiera la trama. Eso sí, si el proyecto se vuelve realidad, puede que no sea como lo imaginaste, así que no te aferres mucho a tu “visión”, en especial si decides vender en vez de seguir colaborando.

El resto de la biblia.

Una vez tengas la sinopsis clara, te será más fácil terminar el resto de la Biblia Creativa. Detalles como personajes, escenario, tono y ritmo serán sencillos de describir y no te tomarán tanto tiempo. Eso sí, trata de describir todo lo que puedas. Después de todo, este proyecto es el “máster” de tu serie. No escatimes en palabras.

Finalmente, cuando tengas tu Biblia Creativa terminada, guárdala en “un cajón” u olvídate de ella por unos días y vuelve para leerla. Anota y corrige los detalles o haz ajustes en la trama, si crees que los necesita. Escribir una Biblia Creativa toma tiempo y aunque el guión literario toma el doble, te hará tu vida como escritor más fácil.

Julio Torres

Author Julio Torres

More posts by Julio Torres

Leave a Reply